Llegamos a Ponferrada, se hace el reparto de habitaciones y nos espera la cena, aunque después de la comida hambre no había mucha...



Durante la cena la Agrupación quiso hacer un homenaje a las mujeres que van pilotando sus motos, entregándoles unas placas conmemorativas:

Coloma, que llevó al Periplo su BMW

                                      

Mari y su inseparble Vespa


Rosi y su Yamaha, eso sí algo más moderna


 A todas ellas podeis verlas en alguna foto durante las crónicas del Periplo para que quede constancia.
Pues tras la cena y tomar algo, alguno sigueron un poco más la fiesta y otros a dormir que al día siguiente nos espraba más carretera....

0 comentarios:

Publicar un comentario